logo miniatura nuevo 03
  • Información Científica

    Información Científica

  • Información Científica

    Información Científica

  • Información Científica

    Información Científica


Cetona de Frambuesa


Investigaciones en Obesidad

La obesidad es una de las epidemias más importantes de este siglo, superando incluso a la cantidad de personas que sufre desnutrición. Cerca de 3 millones de personas mueren al año por las complicaciones que genera esta enfermedad. Si bien hay casos donde la genética juega un rol primordial, es bien sabido que los malos hábitos, el sedentarismo y el estrés de vida condicionan en mayor medida su aparición. Por ello la ciencia está procurando investigar los mecanismos íntimos por los cuales se origina esta dolencia con el fin de poder abordarla satisfactoriamente.

Gran parte de estas investigaciones están puestas hoy día en los frutos silvestres, en especial en las frambuesas. Las frambuesas son uno de los frutos más deliciosos que nos ha dado la naturaleza. Oriundas de Europa y norte de Asia, han sido utilizadas desde épocas lejanas no sólo como elemento comestible, sino también medicinal. Los chinos empleaban sus frutos para mejorar la función de los riñones, en tanto las hojas han sido un excelente recurso para el abordaje de las diarreas. Su nombre deriva del latín fragare (fragancia) en alusión al exquisito aroma de sus flores y frutos.

Precisamente en el aroma de estos frutos radica uno de los compuestos activos más importantes para el manejo de la obesidad, y es el que le da precisamente esa hermosa fragancia. Nos referimos a la cetona de frambuesa (conocida como rapsberryketone en inglés). Se trata de un compuesto volátil que ha sido motivo de importantísimos estudios en el área de obesidad y trastornos de los lípidos. Los primeros trabajos en animales de laboratorio determinaron un descenso gradual de peso, especialmente en el lote de animales que consumían gran cantidad de grasa en su ración diaria.

Lo interesante de estos trabajos es que se llegó a determinar muy bien su mecanismo de acción, el cual está centrado en el aumento de dos moléculas fundamentales: la adiponectina y la adipocitoquina. Ambas sustancias son muy importantes para la reducción del acúmulo de grasa corporal y para reducir la resistencia a la insulina que es característica en personas con obesidad crónica y grasas elevadas en sangre. Lógicamente a estos resultados preliminares había que refrendarlos a través de ensayos clínicos. Cuando a los pacientes se les suministra comprimidos de cetonas de frambuesa, se ha observado una reducción significativa de peso, acompañado de una reducción importante de la acumulación de lípidos (grasa corporal) sumado a un efecto termogénico el cual está ligado a la combustión de la grasa excedente. Esto último resultó más elocuente cuando se asocia el consumo de cetonas de frambuesa a una actividad física regular.

Los estudios toxicológicos revelaron que las cetonas de frambuesa no generan ningún tipo de efecto adverso, ya que se trata de un componente alimentario consustanciado con los hábitos del hombre. Por lo tanto estos hallazgos que nos brinda la ciencia a partir de productos naturales constituyen un nuevo eslabón en la lucha contra la obesidad, en especial sabiendo que su consumo no genera ningún efecto indeseado.

Dr. Jorge Alonso

Médico - MN 67640
Director de los cursos de posgrado de Fitomedicina, Fitodermatología y Alimentos Funcionales y Nutracéuticos de la Facultad de Medicina de la UBA. Autor del libro: Tratado de Fitofármacos y Nutracéuticos.






Reducción de Peso

La cetona de la frambuesa (4-(4-hidroxifenil) butan-2-one) es el componente aromático principal que se encuentra en las frambuesas rojas (Rubus idaeus). Es ampliamente usado como fragancia en cosmética y como saborizante en productos alimenticios.
Su estructura es similar a la capsaicina y sinefrina, compuestos conocidos por ejercer una actividad anti-obesidad y alterar el metabolismo lipídico, por lo que se especuló que la cetona de la frambuesa (Raspberry ketone) pudiera tener el mismo efecto.
Estudios en células adiposas aisladas de animales muestran que cuando se los hace desarrollar con el agregado de cetona de frambuesa (RK) se observa un incremento en la lipólisis, haciendo a las células más sensibles a la hormona quemadora de grasas, norepinefrina y la liberación de mayor cantidad la hormona adiponectina. La adiponectina es una hormona segregada por las células adiposas que regula el metabolismo energético del organismo, ya que estimula la oxidación de ácidos grasos, reduce los triglicéridos plasmáticos y mejora el metabolismo de la glucosa mediante un aumento de la sensibilidad a la insulina. Las personas delgadas tienen mayores niveles de adiponectina que las que tienen sobrepeso, los niveles de esta hormona se elevan cuando las personas pierden peso. Está demostrado que las personas con bajos niveles de adiponectina tienen un riesgo mayor de obesidad, diabetes tipo-2, hígado graso y trastornos cardíacos. Por lo que se piensa que el aumento de los niveles de adiponectina por medios naturales podría ayudar a las personas a perder peso y reducir el riesgo de muchas enfermedades.

Morimoto y col, en 2005 demostraron que la cetona de la frambuesa tiene una función anti-obesidad estimulando el metabolismo del tejido adiposo blanco y marrón (pardo) e inhibiendo en parte la absorción intestinal de la grasa de la dieta por supresión de la actividad de la lipasa pancreática.

Los autores concluyen que la RK es un agente preventivo de la obesidad inducida por grasas o por azúcares y que este efecto es producido mediante el incremento de la lipólisis inducida por norepinefrina.

Los efectos de RK observados en la lipólisis, oxidación de ácidos grasos y la secreción de adiponectina fueron confirmados en animales por Park en 2010 en adipocitos 3T3-L1 pudiendo dar una explicación a la alteración del metabolismo lipídico.

Palomera X, Pérez A. y Blanco-Vacaa F. (2005). Adiponectina: un nuevo nexo entre obesidad, resistencia a la insulina y enfermedad cardiovascular. Med Clin (Barc). 124(10):388-95
Morimoto C, Satoh Y, Hara M, Inoue S, Tsujita T, Okuda H. Anti-obese actionof raspberry ketone. Life Sci 2005; 77: 194–204
Park KS. (2010).Raspberry ketone increases both lipolysis and fatty acid oxidation in 3T3-L1 adipocytes. Planta Med.76(15):1654-8.
Takeshi Ikemoto , Tomohiro Yokota , and Shintaro Inoue (2008).Some Biological Effects of Raspberry Ketone and Its Precursor in Food Flavor. ACS Symposium Series. Ed. American Chemical Society Vol 988. Chapter 23, pp 266–275

Dra. Silvia Debenedetti

Farmacéutica y Dra. en Farmacia UBA.
Directora de la Carrera de Farmacia y Profesora Titular de Farmacognosia de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Belgrano.
Miembro Titular de la Subcomisión de Farmacopea de Medicamentos Fitoterápicos de la ANMAT y Miembro del Comité Temporario de Drogas Vegetales de la Farmacopea Mercosur.