logo miniatura nuevo 03
  • Información Científica

    Información Científica

  • Información Científica

    Información Científica

  • Información Científica

    Información Científica


Garcinia Cambogia


En la obesidad

La Garcinia cambogia es un arbusto oriundo de Asia, sur de África y Polinesia. La gomorresina obtenida de esta especie es empleada en el sistema de medicina tradicional hindú como emético y laxante, en los procesos de desintoxicación del organismo. Sin embargo, sus beneficios en el área de la nutrición y la estética se obtienen principalmente de la corteza seca de los frutos, los cuales deberán cosecharse durante la estación lluviosa para permitir un mayor tenor en principios activos. La corteza del fruto contiene un 30% de ácido hidroxicítrico, el componente activo más importante y pieza fundamental del mecanismo de acción adelgazante.

Las personas que realizan actividad física requieren de energía, la cual se obtiene en la célula a partir de la acción de la enzima conocida como acetil-coenzima A en el ciclo de Krebs (ciclo de producción de energía en toda célula). ¿Pero qué ocurre en situación de reposo o sedentarismo?. En estos casos existirá una demanda baja de energía y por ello la acetil-coenzima A va a ser reutilizada esta vez para sintetizar ácidos grasos, de forma de generar una reserva de combustible energético en el organismo. Las personas sedentarias, de mayor tendencia a la obesidad, comienzan paulatinamente a acumular grasas por este proceso gracias a una continua actividad productora de grasas de la acetil-coenzima A.

Si hacemos un análisis de lo expuesto, para ayudar a la persona que está acumulando grasas, podríamos pensar en reducir la acetil-coenzima A. Pues bien, sabemos que esta enzima se forma a partir del citrato, gracias a la intervención de otra enzima llamada citrato liasa. De modo que un mecanismo ideal para no generar acetil-coenzima A sería inhibir a la enzima que la forma, es decir la citrato liasa. Los ensayos químicos practicados con garcinia demostraron que en presencia de ácido hidroxicítrico, principio activo de la garcinia, se forma menor cantidad de acetil-coenzima A.

Fue necesario corroborar estos hallazgos primero por medio de la experiencia en animales y luego por medio de ensayos clínicos. Fueron múltiples las experiencias en ratas, demostrándose en la mayoría de los casos, un descenso significativo del colesterol y triglicéridos, junto a un mejoramiento del metabolismo de los azúcares y una reducción en la expresión de genes relacionados con la producción de adipocitos (células grasas). También se ha visto reducción del exceso de leptina circulante, lo cual se relaciona con la formación de hígado graso.

Las experiencias clínicas en humanos inicialmente no habían dado resultados satisfactorios, lo cual estuvo relacionado a las bajas dosis de ácido hidroxicítrico empleadas. Una vez que fueron ajustadas las dosis, los trabajos clínicos demostraron que si bien la garcinia era útil en el plan de descenso de peso de los pacientes, su utilidad se potenciaba muchísimo más si a la formulación se le agregaba L-carnitina, algas (fucus o spirulina) o té verde. Precisamente las experiencias clínicas posteriores fueron decisivas para establecer el criterio que la garcinia es un excelente recurso en el combate de la obesidad (incluyendo el síndrome metabólico), pero si se le suman otros recursos naturales como los ya descriptos. Empleando la garcinia junto a ellos, se observa que se logran mejores resultados que con el uso de L-carnitina, té verde o spirulina por separados. En conclusión y parafraseando el conocido refrán “la unión hace la fuerza”, la garcinia es un recurso indispensable en la sumatoria de efectos que son necesarios a la hora de asociar diferentes principios activos vegetales con esta función.

Dr. Jorge Alonso

Médico - MN 67640
Director de los cursos de posgrado de Fitomedicina, Fitodermatología y Alimentos Funcionales y Nutracéuticos de la Facultad de Medicina de la UBA. Autor del libro: Tratado de Fitofármacos y Nutracéuticos.





Rol de la Garcinia cambogia frente al sobrepeso

Una de las especies más estudiadas actualmente en la modulación del apetito y para el tratamiento del sobrepeso y la obesidad es la Garcinia cambogia(actualmente Garcinia gummi-gutta), conocida con el nombre vulgar de tamarindo malabar. La corteza del fruto de esta planta ha sido usada tradicionalmente con fines medicinales como digestiva, para el tratamiento de dolencias intestinales, parásitos y reumatismo entre otras actividades.

El fruto de garcinia contiene un 20-30% de ácido (–)-hidroxicítrico (AHC), principalmente en el pericarpio (cáscara del fruto), y trazas de ácido cítrico, además de flavonoides, xantonas y benzofenonas. El AHC es considerado el principio activo, éste fue aislado por Lewis y Neelakantan en los años 60 en forma de lactona. Existen numerosos trabajos, tanto experimentales como clínicos, para comprobar la eficacia y seguridad de la corteza del fruto de garcinia, del AHC y de sus sales en el tratamiento del sobrepeso.

Estudios in vitro realizados sobre adipocitos han permitido comprobar que el extracto de garcinia inhibe la acumulación de gotitas de grasa en los mismos. Ensayos en humanos muestran una reducción de peso con la administración de 1,2 g/dia de AHC en tratamientos de 8-12 semanas. Se ha demostrado que extractos, así como compuestos puros obtenidos principalmente de la fruta de G. cambogia, tienen actividad biológica tanto in vitro como en modelos in vivo. En todos los estudios de control de peso realizados con una sal de AHC, tanto en animales como humanos, se observó una reducción del apetito y un incremento en la disponibilidad de serotonina. Esto se asocia con una reducción de los niveles de colesterol total, LDL (colesterol malo), triglicéridos y leptina sérica, asi como con un incremento del nivel de HDL (colesterol bueno) y una mayor excreción de metabolitos de grasas.
Los estudios demostraron que tanto los extractos como el principal componente de la cáscara de sus frutos, el AHC, tienen actividad anti-obesidad, reducen el apetito y la grasa corporal mediante la regulación de los niveles de serotonina relacionados con la saciedad. Se ha comprobado un incremento en la liberación de serotonina e inhibición de su recaptación en

corteza cerebral aislada animal, lo que puede ser útil tanto en el control del apetito como en otras afecciones como depresión, insomnio y migraña.
Por otra parte el AHC es un inhibidor competitivo de la enzima ATP-citrato liasa, enzima que cataliza en el citosol la conversión de citrato y coenzima A en oxalacetato y acetil coenzima A. Al inhibir la enzima ATP-citrato liasa, impide la formación de ácidos grasos a partir de glucosa, que se produce cuando se ingiere una dieta rica en hidratos de carbono. El AHC actúapor lo tanto, disminuyendo la lipogénesis.
En base a los estudios publicados, se puede afirmar que el fruto de garcinia está indicado como coadyuvante en regímenes de control y pérdida de peso. Por otra parte su empleo puede recomendarse en personas con problemas cardiovasculares y en casos de hiperlipidemias, ya que regula los niveles de colesterol y triglicéridos. Se recomiendan además preparados de garcinia como complemento alimenticio para deportistas, dado que ayuda a que no se acumule un exceso de grasa y permite el almacenamiento de glucógeno como forma de reserva energética para ser utilizada cuando el organismo lo necesite.

-Chuah LO, Ho WY, Beh BK, YeapSK (2013). Updates on Antiobesity Effect of Garcinia Origin (-)-HCA.Evid Based Complement Alternat Med 2013:751658.
-Semwal RB, Semwal DK, Vermaak I, Viljo A (2015). A comprehensive scientific overview of Garcinia cambogia. Fitoterapia 102: 134–148
-Villar del Fresno AM, Carretero ME. (2005). Garcinia cambogia Tratamiento del sobrepeso y la obesidad. Farmacia Profesional 19(5): 70-73

Dra. Silvia Debenedetti

Farmacéutica y Dra. en Farmacia UBA.
Directora de la Carrera de Farmacia y Profesora Titular de Farmacognosia de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Belgrano. Miembro Titular de la Subcomisión de Farmacopea de Medicamentos Fitoterápicos de la ANMAT y Miembro del Comité Temporario de Drogas Vegetales de la Farmacopea Mercosur.