logo miniatura nuevo 03
  • Información Científica

    Información Científica

  • Información Científica

    Información Científica

  • Información Científica

    Información Científica


L-Carnitina


Si bien es cierto que los suplementos no reemplazan al ejercicio regular y a una alimentación saludable, son una herramienta muy útil a la hora de realizar un programa de control de peso corporal.
La L-Carnitina es conocida popularmente como un excelente “quemador de grasas”. Es un aminoácido, que el cuerpo puede producir en pequeñas cantidades en el hígado, y para ello necesita de los aminoácidos lisina y metionina y de vitaminas como la niacina, la vitamina B6 y la vitamina C. La carencia de cualquiera de estos nutrientes puede reducir los niveles de carnitina y disminuir el proceso de oxidación de grasas como combustible energético. La mayor parte de L-Carnitina se almacena en el músculo esquelético.
La L-Carnitina es necesaria en el metabolismo de las grasas debido a que sin ella los ácidos grasos no pueden ingresar a la mitocondria para ser transformados en energía. Es un aminoácido que tiene la función de oxidar los lípidos para acelerar su eliminación a través de la transformación de los mismos en energía.
Además de ser sintetizado naturalmente por nuestro organismo, se puede obtener mediante la alimentación a través de fuentes naturales como las carnes rojas.

Entre las funciones de la L-Carnitina se destacan:

• Ayudar en el transporte de cadena larga de ácidos grasos que se queman para obtener energía.
• Aumentar el consumo de grasa como fuente de energía.
• Aumentar la cantidad de grasa que se oxida durante el ejercicio anaeróbico (entrenamiento de fuerza) y aeróbico (cardiovasculares).

• Ayudar a movilizar los depósitos grasos que se encuentran en los tejidos de individuos con sobrepeso.
• Favorecer la fuerza muscular. Mantener el tejido muscular consume entre 4 a 5 veces más calorías que mantener el tejido graso, lo cual es importante para la pérdida de peso permanente.

La L-Carnitina se activa cuando se realiza ejercicio y el organismo necesita energía. En ese momento el nivel de L-Carnitina determinará la rapidez con la que el organismo convertirá la grasa en energía. Cuanto más L-Carnitina esté disponible, más rápido se oxidarán los lípidos y en mayores cantidades. Este proceso “quemador de grasas” a través de la ingesta de L-Carnitina se produce con la actividad física. Dado que la L-Carnitina ingerida demora en llegar a los músculos esqueléticos, los resultados se aprecian con el transcurso de las semanas de suplementación.
Para obtener un descenso de peso saludable de una forma más rápida y efectiva, es necesario realizar ejercicio físico y un plan alimentario hipocalórico adecuado junto a la suplementación con L-Carnitina como elemento sinérgico para alcanzar mejores logros.

Lic. Maria Valeria Dilosa

Lic. en Nutrición - MP 802
Posgrado en Cineantropometría. Posgrado en Obesidad.
Delegada de la Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas Dietistas (AADYND).